HOME Artículos
Articles
Peajes
Tolls
Postales
Postcard
Enteros Postales
Stationery
Marcas Postales
Postal Marks
Historia Postal
Postal History
Prefilatelia
Prephilately
Blocks Souvenir
Mini Sheets
Temática
Thematic
Filatelia
Philately
VOLVER
BACK
SELLOS/STAMPS # 2253-2254
2007 “90 AÑOS DIARIO LA NACIÓN 1917-2007”
SELLO # 2253-54 ENLARGE
# 2253-2254, comp. pliego
SELLO # 2253-54 ENLARGE
# 2253-2254, comp. pliego
SELLO # 2253 ENLARGE SELLO # 2254 ENLARGE SELLO # 2253-54 ENLARGE
# 2253 # 2254 VIÑETA
SOBRE PRIMER DIA / FIRST DAY COVER
SELLO # 2253-54 ENLARGE
SELLO # 2253-54 ENLARGE
VALOR FACIAL $ 1.600.-
MATASELLO / CANCEL
PRIMER DÍA DE EMISIÓN
FIRST DAY ISSUE
07.12.2007
stamp_2253-54
HOME BACK PREV NEXT

“90 AÑOS DIARIO LA NACIÓN 1917-2007”

Sellos 2253-2254

El diario La Nación salió a la luz pública un 14 de enero de 1917. Ese día la urgencia informativa puso al conflicto bélico que sacudía a Europa en su primera portada. Posteriormente, esa misma noticia de portada sería conocida como la Primera Guerra Mundial. Primer día; primer acierto del naciente diario. La guerra horrorizaba y angustiaba al mundo entero y ese día los santiaguinos arrebataron los ejemplares del diario apenas estuvo en las calles.

La Nación nació gracias a la iniciativa de los senadores Eliodoro Yáñez, Augusto Bruna, Abraham Gatica y Alfredo Escobar, todos del ala izquierda del Partido Liberal. Cada uno aportó con 250 mil pesos de la época para reunir el capital suficiente para comprar una vieja casona en calle Agustinas, propiedad que había sido nada menos que del brillante pensador Francisco Bilbao. Luego se trajo desde Alemania varias linotipias y una moderna rotativa que podía lanzar cien mil ejemplares en apenas tres horas.

En términos de infraestructura un paso importante se dio en 1928 cuando fue demolida la casa original y en su lugar se levantó un moderno edificio inaugurado en 1929, que pasó a ser uno de los edificios más altos del país.

La Nación, que surgió como alternativa a periódicos como "El Mercurio" y "El Diario Ilustrado", representantes, respectivamente, de las ideas de la derecha económica y católicos conservadores, en su primera editorial anunciaba que prestaría "especial y preferente atención a los problemas sociales que afectaban a la población".

 Su primer director fue Ernesto Bianchi Tupper, cuñado de Eliodoro Yánez. La planta periodística la integraron los mejores profesionales de entonces:  Enrique Tagle Moreno, que escribía con el seudónimo de Víctor Noir; Raúl Simón, conocido como César Cascabel; el destacado cronista Joaquín Edwards Bello – quien escribió desde 1917 a 1962; Conrado Ríos, Ricardo Dávila, Inés Echeverría “Iris”, Ernesto Barros y Hugo Silva.

Hacia 1928 diario La Nación había alcanzado la primera circulación nacional. El general Carlos Ibáñez había derrocado a Alessandri e impuesto una férrea dictadura.  Quienes escribían en La Nación eran notorios opositores. Entonces, en medio de supuestas y cuantiosas deudas de tributación, el fisco expropió la empresa.  “Esta se hizo contra la firme voluntad del propietario, en condiciones desastrosas para la moral pública. Entonces, el diario quedó al servicio de la dictadura”, narraba Joaquín Edwards Bello en una de sus columnas. Yánez fue obligado a marcharse al exilio. Vivió en París con su familia durante cuatro años.

A la caída del régimen de Ibáñez, La Nación fue clausurada y saqueada una buena parte de sus archivos, maquinarias e instalaciones. A partir de 1932 y hasta 1973 sirvió, con sucesivas transformaciones periodísticas, a los gobiernos de Arturo Alessandri, Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Gabriel González Videla, Carlos Ibáñez, Jorge Alessandri, Eduardo Frei y Salvador Allende.

Solo dejó de aparecer después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973. La circulación había caído casi a la bancarrota. No consiguió un nuevo impulso bajo la dictadura de Pinochet, y se intentó un cambio de nombre. Se llamó La Patria pero la caída no se detuvo y nuevamente desapareció para posteriormente retornar, bajo el nuevo nombre de “El Cronista”.

Con el retorno a la Democracia, en 1989, vino el renacimiento. Se plantea entonces como un diario al servicio de la transición democrática y como un patrimonio de la opinión pública. Su dirección queda a cargo del periodista Abraham Santibáñez.

En esos años se hizo patente la necesidad de introducir innovaciones tecnológicas importantes en todas las áreas de la empresa, especialmente en el Área de Operaciones. Para este efecto, se construyó una planta industrial que comenzó a funcionar durante el año 1999. Con esto, se cerraba el proceso de impresión de diarios en la Casa Matriz de Agustinas, donde las nuevas exigencias medio ambientales y los problemas de congestión vehicular no hacían posible la mantención de una industria en pleno barrio cívico de Santiago.

A fines de 2004, con la idea de separar las funciones de la empresa, en tanto rol público y comercial, se procede a la división de su patrimonio creándose “Puerto Madero Impresores S.A.”, empresa gráfica que funciona en forma autónoma, en tanto que La Nación S.A conserva la edición del diario La Nación y Diario Oficial, además de la exitosa versión electrónica lanacion.cl; el interesante semanario La Nación Domingo, y las ya tradicionales revistas Triunfo y Fusta para los amantes del deporte y la hípica.  Una amplia oferta periodística que confirma que ayer y hoy, “sin La Nación, la nación no sería la misma”.

  SUBIR

HOME BACK PREV NEXT

DISEÑO:PATRICIO AGUIRRE WARDEN E-MAIL / CONTACTENOS   E-BAY   LINKS   UPDATE : 07/12/2015
free counters Flag Counter iniciado el 4 de febrero 2012
Stamp Collecting Topsite